Innovación

Entérate de la verdad: los secretos sexuales que las mujeres nunca te quieren contar

Como conocer a Panda

Lo hacemos para evitar dañar sus sentimientos. Es por eso que ellas a veces no son completamente honestas con los hombres en cuanto al sexo se refiere. No pasa nada por que no conozcan toda la verdad, aunque otras sería necesario que supieran lo que realmente ocurre y lo que piensan verdaderamente. Sabemos que los estudios científicos son muy importantes para saber qué enigmas sexuales ocultan las mujeres, pero desde El Confidencial hemos preguntado a varias féminas de a pie qué cosas son las que se guardan, pero que todos ellos deben saber. López Hay que comunicarse A medida que cumples años el deseo sexual de una mujer no disminuye, sino que aumenta y a veces te cortas de decir sí a cosas que en realidad te apetece mucho hacer, pero que no te atreves por no asustar a tu pareja. Las ganas de utilizar todo tipo de juguetes eróticos, de probar las posturas menos comunes y de dejar lugar siempre a la sorpresa crecen mucho. En las fantasías tenemos el control total.

No hay que llevar a la realidad todas nuestras fantasías

Entretanto fantaseamos, en la imaginación no existen las consecuencias que pudiera tener esa acción en la realidad. Tampoco tenemos que dar la talla ni vamos a ser juzgados. Sin embargo, lo que en un principio suena experimental también puede ser un arma de doble filo que nos haga aquejar. En las fantasías de las mujeres hay una tendencia a añadir medios y adornar las escenas de faceta detallista.

LOS BENEFICIOS DE TENER FANTASÍAS : Y DE COMPARTIRLAS

Alone tienes que poner atención a estos truquitos Fotograma 'Lucía y el sexo'. Por A. Y no lo decimos nosotros, estas son algunas de las cosas que recoge ' Cosmopolitan ' y que todas quieren en el dormitorio. Nunca vayas directamente a la zona vaginal. Acaricia, juega, besa, lame otras zonas.

Hacer realidad una fantasía erótica

Los participantes respondieron en línea con 55 posibles escenarios distintos y utilizaron una escala para numerar la intensidad. Los hombres, en cambio, tienen fantasías similares a las mujeres, pero en aparte orden. Para ambas expertas, que una persona utilice la fantasía para adeudar sexo con su pareja, no significa que haya un problema en la relación, dependiendo del caso y el nivel de intensidad. Pueden aparecer personas, lugares, olores. Sin embargo, es importante detectar cuando alguien se hace adicto de esa fantasía. En ese albur, se trataría de una fijación. Michelle agrega: Generalmente, se dice que la fantasía sexual no significa nada, a diferencia de los sueños, que daughter expresiones de deseo del inconsciente.

Es una herramienta al alcance de todos para disfrutar. Preguntamos a ellas cómo la usan

Únicamente tienes que dejar volar tu fantasía y trasladarte a otras realidades… Fantaseando puedes llegar a vivir experiencias de todo tipo treméndamente placenteras, eso sí, de momento solo en tu intelecto. En el plano sexual las fantasías te permiten dejarte llevar por tus pensamientos eróticos y entrelazar la intelecto, el cuerpo y las emociones. Ensoñar mejora nuestra vida sexual, y todxs, absolutamente todxs, tenemos fantasías. Aun así, la mayor parte de las personas prefiere guardar sus fantasías para su propia intimidad, bien sea por boicot social o por un tema de moralidad. Las mujeres fantasean tanto como los hombres, aunque con enfoque aparte. Sin embargo, a la hora de explicar lo que pasa por su mente, son ellos los que tienen menos pudor para compartir sus fantasías con el resto. Las mujeres comienzan a fantasear ya desde la niñez. La experiencia es un grado.

246247248249250