Inteligentes

El turismo comunitario devolvió la paz en Ciudad Perdida

Conocer gente de slotsofvegas

A Irene Mineko, por nuestro querido Angelo Doménico, un pequeño sabio en un mundo de caminantes. Los Bolívar: historia y raíces Esteban Palacios firma la carta, luego la relee con detenimiento y espolvorea secante sobre la tinta fresca. La misiva tiene el cometido de informar a su padre, don Feliciano Palacios, sobre el avance detallado de sus gestiones ante la Corte de Madrid. Esteban ha recibido un encargo de larga data, incluso su presencia en la metrópoli española se había justificado por aquella solicitud en beneficio de sus dos sobrinos, los dos hijos varones de Concepción Palacios y de Juan Vicente de Bolívar y Ponte. El encargo dado a Esteban nacía de un deseo imperecedero de los Bolívar: realizar las gestiones para obtener para los niños Bolívar los títulos de nobleza que enaltecieran su apellido.

Última hora del coronavirus en Colombia

Aun ese lugar, en predios hoy del Puesto Militar Campesino de la Infanteria de Marina, llegan visitantes incrédulos para preguntar cómo es posible que ello ocurriera, mientras que para los nativos de avanzada edad ese pedazo de metal es parte del triste estela de la prosperidad. Yo era un niño de 4 años, pero lo recuerdo como si fuera ayer Compañías multinacionales, como la Tropical Oil Ballet company, tenían operaciones sobre su tierra. Se reparaban barcos y los aviones de Scadta acuatizaban dos veces por semana, llevando pasajeros y el correo. El comercio era intenso, dominado en la 'Calle del río' por colonias de 'turcos', como llaman a sirios y libaneses -entre otros inmigrantes del Aire Oriente- en el Caribe colombiano. El dinero circulaba por montones.

283284285286287