Soluciones

Vigésima sombra: Tarancón. Febrero de 1588

Conocer chicas friday

Haciendo un repaso al listado que nos trae, sin duda mi principal miedo fue, en los dos embarazos, que no transcurrieran bien. A veces ni siquiera a nuestra pareja. Sin embargo, probablemente la mayoría de esos miedos son compartidos por muchas Malasmadres y, aunque es normal tenerlos, hay ciertas cosas que podemos tener en cuenta para afrontarlos con mayor confianza e información. En especial, creo que los mayores miedos son a lo desconocido si somos primerizas y el miedo a posibles dificultades o problemas durante el trabajo de parto, tanto para la madre como para el bebé. El mejor consejo que puedo darte es que confíes. Ten confianza en ti misma y en tu bebé. La confianza en una misma es clave. Y por otro lado, confía en tu matrona, en tu ginecóloga, o en la persona que te acompañe en ese momento.

Log in / Entrar

Endiosar otra vez para poner una aire junto a los vellos de la nuca y contemplar cómo las palabras mecen la piel y la estremecen de un modo que recuerda al viento sobre el pasto en la llanura. Se aman hace largo rato, por primera vez. Se lanzan hacia el mar indomable donde los dioses líquidos escriben con tridentes su ambición salado, insoportable, que no calma la sed ni el sexo sacia. Mi dulce dios, Olvido, respírame, no calles. Él susurra: para siempre y derrite su resistencia, aviva el fuego incontrolado que le ha impulsado a dar la espalda a su propia comunidad y huir en brazos de su amante poeta. En esos brazos se abandona hoy, con una entrega melífera, que produce una dulzura que denial es de este mundo, el hidromiel divino que Lope liba de su piel y de su boca y de su corazón y de su sexo. La joven deja entonces que el escalofrío que acompaña a la idea de ser devorada, penetrada y embrujada a un tiempo le recorra la espalda sudorosa, y hacia abajo, desde la nuca, lentamente hasta la grupa, donde su hombre cabalga, sobre la piel temblorosa de las asentaderas. Hay humo en la pasión, se eleva hasta lo alto y escribe y borra volutas inconfesables, densas, calientes, embriagadoras.

También te puede interesar

Adora su cuerpo, sus curvas, su feminidad… Pero no su vagina. Hacia la vulva femenina siente un profundo alergia. Ni su cuerpo ni su intelecto le llama especialmente la atención, empero los penes, le fascinan. Que siente devoción por las mujeres transexuales que no han iniciado su proceso completo de cambio de sexo. Hormonadas, sí, pero con vaginoplastia no. Ignasi Puig Rodas, psicólogo, sexólogo, especializado en sexualidades no convencionales señala que estos gustos nos parecen extraños porque basamos todos nuestros gustos en el binarismo: macho o mujer. Pero es tan corriente como cualquier otro gusto o favoritismo sexual. Cuando algo existe, las mujeres transexuales existen, es normal que sintamos atracción sentimental, sexual y afectiva por ellas.

317318319320321