Soluciones

Guía de Arte y Cultura: semana del 14 al 21 de febrero

Conoce chicas Brasília

ARTE La mirada re-vuelta, Alberto Ybarra-Mildred Burton cita a ciegas A la hora de imaginar un encuentro de Ybarra con Mildred Burton y a su vez el encuentro de ambos con la Historia del Arte, el primer rasgo de coincidencia destacable fue sin duda la irreverencia de ambos frente al original. Pintores delicados ambos, no llegaron a conocerse. Por ello pensamos en urdir una cita a ciegas. En la intuición de que podría prosperar esta interesante relación. Sala PAyS: lunes a viernes de 10 a 17 h. El corpus de obras que se exhibe proviene del patrimonio del Museo Nacional del Grabado, de una colección particular y de la colección del artista que incluye una serie de 16 carborundums donados por Seguí al museo. Exploro lo invisible. El infinito.

DEBE SER MAYOR DE 18 AÑOS PARA VISITAR ESTE CONTENIDO

Lucila, luces de Gabriela Mano de acción Mastodonte Show Medea Mistral, Gabriela Jáquima Dick Mujeres creadoras en el auditorio de animación Mujeres de Pampa Unión Otelo Paloma ausente Pareidolia 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 63 64 65 Pedro y el lobo Plata quemada Primera Patria o adonde olvidé mi conejo Proyecto Villa Atronar 2. La incertidumbre del devenir de las sociedades y sus sistemas político-económicos han marcado creaciones, cuyas ficciones, muchas veces, parecieran ser superadas por la realidad. En esa tensión, las obras son una provocación que cuestiona y traza nuevos horizontes: pone en escena historias olvidadas, identidades invisibilizadas, descoloniza relatos y 4 reivindica luchas como la de los pueblos originarios y mujeres. De los teatros a la piso, y viceversa, continuaremos trabajando para gestar encuentros y resignificar el rol de las artes y la cultura en la sociedad.

Mujeres En Caracas Solteras Una Chica Mu Natural

Por eso soy una geisha bastante fina. Daniel tornó a embromar. Es usted una madama para mí. Es imperdonable. En una encuentro entre la señora de una apartamento de té y un actor se menciona un acomodo del que, en Levante, denial había oreja. Hablar: - Esperaré.

463464465466467